LA SAGRADA ESCRITURA

 

Doctrinalmente la Biblia encierra toda la historia de la Revelación Divina, es decir, la manifestación que Dios hace de sí mismo y el misterio de su voluntad. Su plan de salvación para todos los hombres. Es pues la Biblia, la Historia de Salvación del Pueblo de Dios

 

 

Introducción

Inspiración y géneros literarios

Estructura

Lenguas, manuscritos y versiones de la Biblia

¿Cómo saber si una Biblia es católica?

¿Cómo se maneja la Biblia?

Actitudes ante la lectura de la Biblia

     

Introducción

La Biblia es el libro más antiguo del mundo. Comenzó a escribirse probablemente entre mil y mil quinientos años antes de Cristo; 50 años antes de su nacimiento, ya estaba terminado el Antiguo Testamento
La palabra Biblia se deriva de la expresión griega "biblos" y significa "libros". Proviene de una ciudad llamada Biblos, donde se fabricaba el papiro para hacer el papel de los libros. Antiguamente se le llamaba la Escritura. Así se refiere Jesús a ella.

Inspiración y géneros literarios

Inspiración:
Quiere decir que todos los libros de la Biblia fueron escritos bajo el directo influjo y asistencia del Espíritu Santo. Eso es que la Biblia tiene como autor al mismo Dios.
"Toda escritura es divinamente inspirada" (2 Tim 3,16)


Por eso, cuando nosotros leemos la Biblia o la escuchamos proclamar, nos emocionamos, porque LA BIBLIA ES LA PALABRA DE DIOS… Es como una carta de amor, que Dios nos escribe a cada uno.

Podemos decir que la Biblia tiene dos autores: el autor principal es el Espíritu Santo, y los autores secundarios son los hombres de quienes Dios se sirvió para escribir cada uno de los 73 libros.

Este hecho de la inspiración nos lleva a hacer unas reflexiones importantes que hay que tener en cuenta a la hora de comprender el mensaje bíblico:

Géneros Literarios:

Dios habla en la Biblia por medio de los hombres, con un lenguaje humano. Es decir que el mensaje de Dios es escrito con la mentalidad y cultura de cada tiempo y de cada lugar. Y se escribió según los conocimientos de su tiempo, según sus capacidades y su manera de escribir. Este lenguaje, de un país y de un tiempo tan antiguo, es lejano a nosotros y exige una preparación adecuada para su pleno entendimiento.


Por eso, ante una frase bíblica, lo que nos interesa saber, no es tanto el modo o manera que se emplea, sino el mensaje que el Señor quiere comunicarnos.

Géneros literarios utilizados: Histórico, didáctico, poético, profético, apocalíptico, epistolar.


Estructura

La Biblia se divide ante todo en dos grandes partes: Antiguo Testamento y Nuevo Testamento, ambos relacionados entre sí. Aunque la Biblia contiene tantos libros, forma una unidad. El Antiguo y el Nuevo Testamento se complementan mutuamente, su interrelación es tan completa, que el primero explica el segundo y viceversa.

Dos grandes religiones se rigen por las enseñanzas de la Biblia: La judía y la cristiana, ésta última está integrada por católicos, ortodoxos y protestantes de muchas denominaciones. Los judíos sólo aceptan el Antiguo Testamento.

Los cristianos, lamentablemente, estamos divididos en cuanto a la aceptación del número de libros:
Católicos: el Antiguo Testamento y el Nuevo Testamento están formados por 73 libros; 46 del Antiguo y 27 del Nuevo Testamento.
Ortodoxos: admiten la misma lista de libros que los católicos
Protestantes: sólo aceptan una lista de 66 libros: 39 del Antiguo y 27 del Nuevo Testamento.

¿Cómo y cuándo se escribió la Biblia?

Para entender cuándo se escribió la Biblia, hay que saber que la numeración de los años, o sea el calendario actual, se funda en el nacimiento de Jesús. Se pensó que el año 0, o comienzo del tiempo fue el año del nacimiento de Jesús. Para indicar la fecha de un acontecimiento acaecido antes del nacimiento de Cristo, la numeración de los años van bajando conforme los acontecimientos pasan en el tiempo y se acercan a nosotros; el año 970 fue después del año 1045.

La Biblia se empezó a escribir hacia el año 1200 a.C. (antes de Cristo), hacia el final de la vida de Moisés, terminándose de escribir el A.T. hacia el año 50 a.C. con el libro de la Sabiduría.

El Nuevo Testamento se comienza a escribir hacia el año 50 d.C. (cartas de S. Pablo) y se termina hacia el año 90-100 d.C. (Apocalipsis y Cartas de S. Juan).

Así que toda la Biblia se tardó en escribir unos 1300 años

Canonicidad de los libros bíblicos

Al conjunto de libros inspirados por Dios se le llama "Canon", palabra que viene del griego y corresponde a nuestra expresión de "caña". Una caña es una vara muy recta que en la antigüedad se usaba para sostener derecha alguna cosa. Con el tiempo esta vara se utilizó para medir y hacer las cosas rectas, se le denominó "regla". Nosotros le damos a la palabra "canon" un significado metafórico.

En sentido propio se llama canon a una determinada lista o colección de libros sagrados que son recibidos como inspirados por Dios. Desde muy antiguo se consideran dos clases de libros canónicos:

Protocanónicos: son aquellos de cuya inspiración nunca se ha dudado, ni por la religión judía, ni por la cristiana. Son 39 del A.T.

Deuterocanónicos: son aquellos de cuya inspiración se dudó algún tiempo y por alguna religión o culto particular. Pero después de minuciosos estudios, se recibieron también por inspirados. En el A.T. son 7 y en el N.T. son algunos textos de los evangelios y de algunas cartas.

Lenguas, manuscritos y versiones de la Biblia

Para la composición de la Biblia se emplearon tres lenguas:

Hebreo, casi todo el A.T. Era la lengua propia del Pueblo de Israel.

Arameo, algunos capítulos de algunos libros del A.T. Esta lengua se introdujo en Israel a partir del siglo IV a.C., llegó a suplantar la lengua hebrea. Jesús hablaba un dialecto arameo.

Griego: algunos libros del A.T. y todos los del N.T, menos el Evangelio de San Mateo, que se escribió en arameo.

Versiones de la Biblia:

Versión de los Setenta:
Realizada por los 70 sabios de Israel, entre los siglos III y I antes de nuestra era, destinada a los judíos que vivían en Grecia, Roma y Alejandría, durante la dispersión, con el fin de que pudieran propagarla a quienes hablaban el griego.


Versión Vulgata:
Hecha en latín por San Jerónimo, en el siglo IV en Belén. El motivo fue que por ese tiempo se impuso el idioma latín en Occidente. De ésta se han sacado muchas versiones hasta la fecha. Es la versión oficial latina

Ahora, cada idioma y cada cultura tienen sus propias versiones de la Biblia, sin alterar su contenido. De hecho, la Biblia es el libro del cual más versiones se han hecho en todo el mundo. Es importante citas las Biblias Ecuménicas, surgidas del movimiento ecuménico, con el fin de acercar a los cristianos de diferentes confesiones.


Dato interesante:La primera Biblia sacada en imprenta fue la del católico Juan de Gutemberg, inventor de la imprenta. En el año 1450

¿Cómo saber si una Biblia es católica?

Aprobación eclesiástica:

Sólo en la Biblia de edición católica se encuentra en las primeras páginas la autorización de la Iglesia que permite la impresión y garantiza la buena traducción de esa edición.
La Iglesia tiene el deber de examinar toda traducción de la Biblia que cualquier estudioso haga. Éste lleva la traducción antes de publicarla al Obispo. El Obispo la entrega a algunos que conozcan bien el hebreo, el arameo y el griego, para que la revisen. Sólo cuando hay seguridad de que todo es exacto, la devuelven al Obispo diciendo: "no hay dificultad" o, dicho en latín "Nihil Obstat".
Entonces el Obispo firma la aprobación diciendo: "imprímase" o, en latín "imprimátur", es decir, puede publicarse por la prensa. Esta palabra con la firma del Obispo, se llama licencia o aprobación eclesiástica.



¿Cómo se maneja la Biblia?

Cada libro está dividido en CAPITULOS que están indicados con números grandes al inicio de cada capítulo (ejemplo: El libro de Génesis está dividido en 50 capítulos). El número del capítulo está también escrito en lo alto de cada página, para facilitar la búsqueda de una determinada cita bíblica.

Cada capítulo está a su vez dividido en VERSÍCULOS, o sea "frases" bíblicas. Los versículos se encuentran a lo largo del capítulo en números pequeños (ejemplo: El primer capítulo del Génesis tiene 31 versículos).

¿Cómo encontrar una cita Bíblica?

Primero se buscaría el libro en el ÍNDICE y averiguar la página correspondiente del libro que se busca.
Para encontrar el capítulo y el versículo: pongamos por ejemplo que tenemos que encontrar Juan 6,48 (libro de Juan , capítulo 6, versículo 48).
La manera más práctica es que pongamos la mirada en el ángulo superior de cada página, donde encontramos escrito Juan y un número, que indica el capítulo. Hojeando las páginas buscaré hasta encontrar Juan 6. En esa página encontraré fácilmente el inicio del capítulo 6, indicado con un número grande.
Ahora el capítulo 6 tiene muchos versículos, indicados con números más pequeños. No será difícil encontrar el versículo 48, dentro del mismo capítulo 6. El versículo 48 que hemos encontrado, tiene estas palabras: "Yo soy el Pan de Vida"

¿Cómo leer las citas Bíblicas?

Si encontramos por ejemplo:

Jb 20, 14. Tendremos que leer de esta manera: libro de Job, capítulo 20, versículo 14

Mt 15, 5-9 . Se leerá así: Evangelio de S. Mateo, capítulo 15, versículos del 5 al 9. En este caso la cita nos pide leer los versículos que van desde el número 5 hasta el número 9 inclusive.

Lc 5, 19-6,2: se leerá: Evangelio de S. Lucas, capítulo 5, desde el versículo 16, hasta el capítulo 6 versículo 2. Eso es que tendremos que leer desde el versículo 19 del capítulo 5, hasta el versículo 2 del capítulo 6.

Ez. 14, 3.7.12: se leerá: libro de Ezequiel, capítulo 14, versículos 3,7 y 12. En este caso la cita se refiere a que leamos del capítulo 14 sólo los versículos 3, 7 y 12, saltando los demás versículos intermedios.

Se usan signos particulares para indicar una cita Bíblica:

La coma ( , ) indica la separación entre capítulo y versículos

Una raya ( - ) separa los versículos que se van a leer.

El punto ( . ) sirve para indicar la abreviación del libro y también se pone después de un versículo, cuando la lectura es saltada.


Actitudes ante la lectura de la Biblia

Hay actitudes humanas con las que el hombre se acerca a la Biblia, sin considerar el valioso regalo que es de parte de Dios, estas actitudes si bien son válidas, no son las ideales para leerla.

Hay quienes se acercan a la Biblia por:

Su valor cultural, pues a través de sus páginas encontramos material abundante para conocer las culturas antiguas, sus leyes y costumbres.

Su valor histórico: pues es el libro más antiguo que se conoce, en donde hay muchos datos históricos de civilizaciones importantes como la persa, egipcio, meda, babilónica, romana, que a no ser por la Biblia, nunca se hubieran conocido.

Su valor literario: pues es un monumento literario de gran belleza y contenido, contiene la colección poética más antigua, y géneros y estilos literarios de toda clase.

Su valor científico: sobre todo para ciencias sociales como la filosofía, etnografía, arqueología, literatura.

Sin embargo la actitud verdadera y más profunda es en ACTITUD ESPIRITUAL

La Biblia es el Mensaje de la Palabra de Dios, y al leer las Sagradas Escrituras lo que más importa es encontrar en sus páginas alimento espiritual para la vida.
Este mensaje es doble:

· Personal: Es decir, dirigido al hombre en la totalidad de su ser, con el fin de darle las respuestas a todos sus interrogantes acerca de su vida, y sobre todo la felicidad temporal y eterna. En la Biblia, Dios se nos revela como Creador y Padre que nos ama y nos espera, esta es nuestra mayor felicidad.

· Comunitario: dirigido al "Pueblo de Dios" personificado en el Antiguo Testamento en Israel y en el Nuevo Testamento en la Iglesia fundada por Cristo.

Por tanto, la Biblia debe leerse para buscar un provecho personal interior, poniéndose en actitud de escucha para llevar a la vida lo que el Señor nos pide; para conocer la persona de Jesús y su obra redentora, pues Él es el Centro y fin de nuestra vida; y para propagar la fe y el mensaje salvador de Jesús. Pues:

"No se enciende una lámpara para esconderla en un tiesto, sino para ponerla en un candelero a fin de que alumbre a todos los de la casa…." (Mt 5,15)


En efecto, la Palabra de Dios es viva y eficaz, más penetrante que espada
de doble filo. Penetra hasta la raíz del alma y del espíritu, sondeando
los huesos y los tuétanos para probar los deseos y los pensamientos
más íntimos. Toda criatura es transparente ante ella: todo queda desnudo
y al descubierto a los ojos de Aquél al que debemos dar cuentas"
(Heb 4, 12-13)


¿En qué orden conviene leer la Biblia?

Por ser la Biblia como una pequeña biblioteca de 73 libros, muy diversos por sus temas, autores, ambiente, tiempo de composición, etc. Esta variedad fácilmente puede desorientar al lector.
Por eso, para el que no tiene un buen conocimiento de la Biblia, no es conveniente que se lea de "principio a fin", porque los primeros libros del A.T., son los más difíciles… y el lector acabaría con desanimarse, no entender nada, desistir de la lectura.

Proponemos enseguida un método, por ser sencillo y aceptable.

a). Empezar con los EVANGELIOS, por ser el centro y corazón de la Biblia.

b). Los HECHOS, que nos narran los primeros años de la Iglesia

c). Algunas cartas de S. Pablo, las más cortas y fáciles ( como 1ª y 2ª Cor; Ef.; Fil.; Col.;
etc.)

d). Los LIBROS HISTÓRICOS del A.T.

e). Los libros POÉTICOS, especialmente LOS SALMOS, para intensificar nuestro espíritu de
oración y gratitud.

f). Las otras cartas de Pablo, como Romanos; Hebreos

g). Los libros PROFÉTICOS

h). Y finalmente el Apocalipsis, cuyas profecías son más obscuras y difíciles de entender.

 

Biblioteca Virtual