REFLEXIONES PARA LA CATEQUESIS

 

Cuando contamos algo, aprendemos a conocernos y a entrar en contacto con lo más profundo de nosotros a la vez que nos abrimos a la relación interpersonal. cuando escuchamos el relato que otro hace de su vida, nos hacemos responsables de su camino. por ello, al relatar algo, se crea grupo y se hace comunidad.

Por eso los relatos constituyen una vía hacia la interiorización. y tienen un lugar preferente en la educación religiosa, no para sustituir los relatos bíblicos, sino para suscitar la sensibilidad. por todo esto es importante usar las narraciones del tipo que sean en la catequesis y en la educación religiosa.

 

El árbol frutal y la rama respondona

Caminar con fe, esperanza y amor
las tres piedras

Parábola de la piedra

Un profeta que profetice

La oración de la noche

Me olvidé de vivir

He aprendido

Descubrir la felicidad "el Príncipe Feliz"

   

El árbol frutal y la rama respondona

Había una vez un árbol frutal con un enorme tronco y dos grandes ramas que brotaban de él. Con sus fuertes raíces, se hundía en el suelo y se agarraba fuertemente a las entrañas de la tierra.
Cuando soplaba el viento, el árbol se inclinaba y las ramas se torcían.

El viento chocaba con sus sacudidas contra el árbol y parecía que iba a arrancar las ramas y que éstas iban a volar tras él….. Hasta se podían oír, si se escuchaba bien, los gemidos y suspiros de las hojas, al ser abofeteadas por el viento.
Pasado el temporal, todo volvía a la calma. El árbol se levantaba otra vez como si nada hubiera sucedido y se mostraba feliz y contento, orgulloso de sus ramas, del follaje y de sus frutos grandes y maduros.

Todo iba muy bien hasta que un día… una de las ramas, muy presumida y harta de ser sacudida continuamente por el viento gritó:
¡No hay derecho! A mí siempre me toca recibir todas las bofetadas del viento. Siempre me toca perder las hojas de mi vestido cuando sopla fuerte.
Además, siempre es el tronco quien recibe las alabanzas y los saludos cariñosos de las personas. ¡Claro!, el se agarra fuertemente al suelo con sus raíces y, como si nada…. En cambio, yo… Hace frío… yo le abrigo con mis hojas y ramitas, hace calor y yo cubro su cuerpo con mis hojas, hace viento…., Yo tengo que inclinarme y casi muero constipada. Además a mí siempre me cortan mis ramas cada otoño, me podan y me dejan medio desnuda….¡Que vergüenza paso en el invierno! ¡ Y que frío cuando cae la nieve! … Luego llegan la primavera y el verano… Y, cuando tengo los frutos, vienen los hombres y me arrancan mis hijos. Me los quitan y me los arrancan sin cuidado alguno.
¡Si al menos pidieran permiso! Pero, ¡Ya! Siempre hablan del tronco y con el tronco "Que si es un tronco muy alto, muy grande, muy resistente…" Hasta los enamorados escriben sus nombres dentro de un corazón en su corteza… ¡Ah!, Esto se acabó. Me divorcio de éste árbol ¡Se acabó!.

Y, un día de fuerte ventolera, aprovechó un bullido del viento para darse un estironcito y ¡Zas!, se desgajó del árbol. ¡Ay, que feliz se sentía!. Al fin era libre.
Era ella, sólo ella. ¡Cómo reía, al notar triste al árbol y verle llorar!.
Porque el árbol lloraba. De la herida producida al desgajarse la rama, caían unas lágrimas silenciosas… ¡Y como se reía la rama…! Hasta que, de repente, se dio cuenta de que la faltaba la respiración. Quería respirar y no podía… Se dio cuenta que las hojas se volvían amarillas, se arrugaban y caían muertas y podridas. También sus frutos se estaban secando y pudriendo… Y notó cómo, sin estar unida al tronco, no valía para nada, no tenía vida.

Entonces, quiso llorar, pero no pudo, no le quedaba ninguna lágrima. Se había secado y ya no era ni una rama.

EXPERIENCIA HUMANA:

Si aplicamos el relato a cada uno de nosotros mediante una lectura (ver que sentimientos nos sugiere y adónde nos lleva, que nos hace pensar, etc.) descubriremos muchas de nuestras actitudes personales que a la vez son colectivas, a todos nos paso un poco lo mismo.

A veces quisiéramos ser como el árbol, estar en la vida seguros, contentos felices… saber resistir a las dificultades y volver a vivir serenos. Pero somos como la rama, queremos ser nosotros mismos por encima de todo, creemos que siempre nos toca la peor parte, nos quejamos de lo que nos ha tocado en suerte, nos gustaría vivir sin contrapisas, prescindimos de los demás, rompemos con aquello que nos da sustento.

Lo malo es que lo hacemos sin darnos cuenta de las consecuencias y no notamos que nos hemos desgajado hasta que sin saber por qué, pero ya no es posible el injerto ni el trasplante y perdemos la identidad.
Hay una clave, no podemos dar fruto sin entroncarnos en el núcleo común que nos hace humanos. De otra forma, no podemos ser nosotros mismos -ni podemos ser cristianos-, si no contamos con los demás.

Para el diálogo

- Una de las ramas gritó: ¡No hay derecho!
- ¿A qué podría gritar cada uno de nosotros lo mismo? Referirse a uno mismo y a situaciones colectivas (Iglesia, barrio, sociedad…).
- Siempre es el tronco quien recibe las alabanzas y los saludos…
- ¿A quién alabamos nosotros?
- ¿Cómo recibimos las alabanzas de los demás?
- "A mí me podan y me dejan medio desnuda…"
- ¿Qué tendría que podar cada uno, La Iglesia… para que diera más fruto?
- Cuándo tengo los frutos, vienen los hombres y me los arrancan
- ¿Qué frutos ha dado cada uno?
- ¿Los ha guardado para sí o las ha dado?
- La rama se desgajó del árbol. ¡Ay, que feliz se sentía! Al final era libre.
¿Nos ha pasado lo mismo como cristianos?
- Al árbol le caían unas lágrimas silenciosas…
- ¿En qué es paciente la Iglesia? ¿Es realmente acogedora la comunidad?.
- De repente, se dio cuenta de que le faltaba la respiración, Y notó cómo sin estar unida al tronco, no valía para nada
- ¿Se puede ser cristiano sin la Iglesia?.


Caminar con fe, esperanza y amor. Las tres piedras

Cuentan que el primer árabe que cruzó el desierto se encontró junto a una cueva con un anciano de aspecto venerable que le pregunto:
- Joven, ¿A dónde vas?
- Quiero cruzar el desierto.
El anciano quedó pensativo un momento y añadió.
- Deseas algo difícil. Para cruzar el desierto te harán falta tres cosas. Toma estas piedras. Este topacio es la fe, amarillo como las arenas del desierto, esta esmeralda es la esperanza, verde como las hojas de las palmeras, y este rubí, es la caridad, rojo como el sol de poniente. Anda siempre hacia el sur y encontrarás el oasis de Náscara, donde vivirás feliz. Pero no pierdas ninguna de las piedras, si no, no llegarás a tu destino.

El hombre se puso en camino y recorrió miles y miles de leguas a través de las dunas amarillentas sobre su camello.
Un día le asaltó una duda:
- ¿No me habrá engañado el anciano? ¿Y si no existiera el oasis que me prometió y el desierto no tuviera fin?.
Ya iba a volverse cuando notó que algo se le había caído sobre la arena. Era el topacio. El joven se bajó para cogerlo y pensó:
- No, no. Tengo que confiar en la promesa del anciano. Seguiré mi Camino.

Pasaron muchos días. El sol, el viento, el frío de la noche le iban agotando. Sus fuerzas desfallecían y ni una palmera ni una fuente se veían por el horizonte sin fin. Ya iba a dejarse caer del camello para aguardar la muerte bajo su sombra, cuando notó que se la caía algo al suelo. Era la esmeralda. El joven se bajo a recogerla y se dijo:
- Tengo que ser fuerte, tal vez, un poco más allá estará el oasis. Si no sigo, moriré sin remedio. Mientras tenga un soplo de vida seguiré.
Continuo el joven el camino, cuando encontró un pequeño charco de agua junto a una palmera. Ya iba a lanzarse sobre el charco, cuando vió los ojos de su camello suplicantes y tiernos como los de un hombre pidiendo, el agua. Pensó entonces que debería tener piedad del animal desfallecido, pues él, aún podía resistir, y dejó que bebiera aquellos pocos sorbos.
Cuál no sería su asombro cuando el camello cayó muerto a sus pies. El agua estaba corrompida. En el suelo notó el joven que brillaba el rubí y lo recogió, dando gracias al cielo por haber recompensado su generosidad con el camello.
Al alzar la vista, vio a lo lejos unas palmeras. Era el oasis de Náscara. Al llegar, encontró junto a una limpia fuente, al anciano de la cueva que le sonrió alegremente.
- Has llegado a tu destino puesto que has conservado las tres piedras preciosas. La fe, la esperanza y la caridad. ¡Ay de ti si hubieras perdido alguna, hubieras perecido sin remedio!.

El anciano después de darle agua fresca y dátiles, se despidió del joven diciéndole:
- Guarda siempre durante tu vida, junto a tu corazón, el topacio, la esmeralda y el rubí. Así llegarás hasta el paraíso. Nunca los pierdas.

EXPERIENCIA HUMANA:

- El hombre náufrago desde el nacimiento y errante en el desierto, tiene que hacer la gran travesía, el recorrido de su vida. Otros la han realizado antes que él, pero ahora no le acompañan. Aunque están en su origen y le esperan en su destino, el recorrido lo tiene que hacer él solo. No puede alejarse de su dama de compañía: La soledad.
- En ese recorrido le pesa la falta de confianza, siente la tentación del abandono y tiene tendencia a pensar sólo en él. Tres virtudes humanas vienen en su ayuda: la fe en lo que hace y en sí mismo, visión esperanzada del futuro en el que entronca su destino, y donación generosa como actitud vital.


Para el diálogo:
Quiero cruzar el desierto
- ¿En que se parece la vida de un hombre a la de quien quiere cruzar un desierto?.
- A veces duramos en la vida, pero no vivimos, porque no lo elegimos.
Poner ejemplos.
Deseas algo difícil
- Las metas difíciles estimulan al hombre ¿O no?
El joven se puso en camino y recorrió miles de leguas….
- ¿Cómo ha sido nuestro camino?
- ¿Cómo ha sido el camino de toda la humanidad?
Tengo que confiar en la promesa del anciano
- ¿En quién confía cada uno? ¿Y en qué?
- El anciano ya había llegado. ¿Cómo lo hizo y por qué?
Seguiré mi camino… mientras tenga un soplo de vida, seguiré.
- ¿En que situaciones hemos dicho lo mismo o nos gustaría decirlo?
Has llegado a tu destino, puesto que has conservado las tres piedras: la fe, la esperanza y la caridad.
- ¿Cómo ha conservado cada uno esas tres virtudes en cuanto a virtudes humanas?
Guarda esas tres piedras. Así llegarás al paraíso.
- Ha llegado al oasis, pero tiene que seguir caminando hasta el paraíso, aquel que estaba al principio y sólo encontraremos al final. ¿Que piedras lleva cada uno en ese camino.?


- PARA LA ACCION:
Reescribir la historia, siendo cada uno el protagonista. Señalar cuándo se nos ha caído y por qué cada piedra.

El joven se baja a recoger las piedras que se la van cayendo en vez de seguir adelante sin ellas. Recordar situaciones en que nos ha sucedido lo mismo o en que hemos abandonado las piedras.

Unir todo lo anterior a esta preciosa parábola que habla de compartir, de partir y repartir el pan, la vida y la esperanza.


Parábola de la piedra

En un pequeño pueblo una mujer se llevó una gran sorpresa al ver que había llamado a su puerta un extraño, correctamente vestido, que le pedía algo de comer. "Lo siento, dijo, pero ahora mismo no tengo nada en casa".
"No se preocupe, dijo amablemente el extraño, tengo una piedra de sopa en mi cartera, si usted me permitiera hecharla en un puchero de agua hirviendo, yo haría la más exquisita sopa del mundo. Un puchero muy grande por favor."
A la mujer le picó la curiosidad, pusó el puchero al fuego y fue a contar el secreto de la piedra de sopa a sus vecinas. Cuándo el agua rompió a hervir, todo el vecindario se había reunido allí para ver a aquel extraño y su piedra de sopa. El extraño dejó caer la piedra en el agua, luego probó una pequeña cucharada con verdadera delectación y exclamó: "¡Deliciosa!" Lo único que necesita es unas cuantas patatas.
"¡Yo tengo patatas en mi cocina!", gritó una mujer. Y en pocos minutos estaba de regreso con una gran fuente de patatas peladas que fueron derechas al puchero.

El extraño volvió a probar el brebaje. "¡Excelente!", dijo, y añadió pensativamente: "Si tuviéramos un poco de carne, haríamos un cocido de lo más apetitoso…."
Otra ama de casa salió zumbando y regreso con un pedazo de carne que el extraño tras aceptarlo cortésmente, introdujo en el puchero. Cuando volvió a probar el caldo, puso los ojos en blanco y dijo: "¡Ah, que sabroso! Si tuviéramos unas cuantas verduras, sería perfecto, absolutamente perfecto…"
Una de las vecinas fue corriendo hasta su casa y volvió con una cesta llena de cebollas y zanahorias. Después de introducir las verduras en el puchero, el extraño probó nuevamente el guiso y con tono autoritario, dijo "La sal". "Aquí la tiene", le dijo la dueña de la casa. A continuación dio otra orden. "Platos para todo el mundo". La gente se apresuró a ir a sus casas en busca de platos. Algunas regresaron trayendo incluso pan y frutas.
Luego se sentaron todas a disfrutar de la espléndida comida, mientras el extraño repartía abundantes raciones de su increíble sopa. Todas se sentían extrañamente felices, mientras reían, charlaban y compartían por primera vez su comida. En medio del alborozo, el extraño se escabulló silenciosamente, dejando tras de sí la milagrosa piedra de sopa, que ellas podrían usar siempre que quisieran hacer la más deliciosa sopa del mundo.


Un profeta que profetice

OBJETIVO: Tomar conciencia de la urgencia de vivir nuestro profetismo como cristianos en nuestra realidad.
Se necesita un profeta que no sea tedioso
Que sepa profetizar sin erguirse en único portavoz del Reino,
Que admita en la Iglesia la existencia de otros profetas
Que sepa la diferencia entre profecía y vaticinio
Que hable del futuro sin olvidar el presente ni el pasado
Que tenga el coraje de abrir la boca aún en contra del que lo patrocina
Que no confunda franqueza con mala educación
Que no piense que basta hablar en contra para salvar una situación
Que viva aquello que propone a los otros
Que sepa usar las manos para bendecir además de señalar con el dedo.
Que no salga por ahí buscando problemas contra los que hay que luchar
Que firme manifiestos en contra, pero que firme también otros a favor
Que sea honesto hasta el punto de ver el lado bueno de los adversarios
Que no coloque fuera del Evangelio al que no canta tonadas
en el mismo tono que él las canta,
Que no encierre la Palabra dentro de su bolsillo
Que no vuelva hermética la Palabra del Señor
Que profetice por palabra y no por murmullo
Que tenga la finura de morir a solas por aquello que predica,
sin lanzar a los incautos como presas para los perseguidores del profeta
Que admita que profecía no es sinónimo de infantilismo
Que no sea profeta de un solo libro o de una sola estación
Que profetice sin odio
Que profetice sin melosidad
Que profetice sin sarcasmo
Que profetice sin malicia
Que profetice con ternura, aún en las horas de severidad
Que hable un poco más de Jesucristo y un poco menos
de otros profetas de este tiempo
Que sepa también que los profetas prestan atención
Que entienda que no es la fama la que consagra al profeta
Así como tampoco la controversia la que lo confirma
Que sepa la diferencia entre popularidad y profecía
Que no confunda política con fe o credo
Que no cambie el incienso por la metralla
Que no cambie la verdad por el incienso
En fin, se necesita un profeta que a pesar de ser loco, sepa portarse con lucidez
Se necesita un profeta que rece, pero que no confunda brazos abiertos delante del tabernáculo con piedad
Se necesita un profeta con un sentido correcto de las dimensiones
Se necesita un profeta que no se vaya a esconder con Cristo en el Sagrario, ignorando su presencia en la población marginal
Se necesita un profeta que no tenga miedo, pero que no piense que basta provocar para convertirse en buen profeta
Se necesita un profeta que no sea un niño porfiado y caprichoso
Se necesita un profeta adulto, maduro, pero suficientemente rebelde como para no dejarse catalogar.

¿Alguien se ofrece?

Preguntas para el diálogo:
-¿En qué te hace pensar esta reflexión?
-¿Qué frases te impactaron más? ¿Por qué?
-¿Cómo son los profetas que has conocido?
-¿Te sientes identificado con el profeta que aquí se describe? ¿Por qué?
-¿Por qué son importantes los profetas en una sociedad?
-¿Cómo puede un cristiano vivir su profetismo?

La oración de la noche

Esta noche voy a dormir en paz
No hice nada estruendoso
No hice nada excepcional
No hice nada progresista
No me aferré al pasado
Pero tampoco me ilusioné con el presente
No me puse a criticar
Pero tampoco he elogiado sin motivo
No he mentido, pero tampoco arrojé verdades a la cara del que no las buscaba
No me encuadré dentro de sistemas, no obstante no me rebelé ni intenté destruirlos
No me acomodé con la situación, pero tampoco me desentendí de ella
No me deje pisotear, pero tampoco he pisoteado a nadie.
No fui perfecto, pero sé que no fue el peor de los hombres
No acerté en todo, pero sé que tampoco erré en la mayoría de las cosas
No hice el bien que desearía haber hecho, pero tampoco hice todo el mal del que fui acusado de hacer.
No cambié a mi pueblo, no cambié a mi Iglesia, no cambié a mi generación, no cambié a mi época, no cambié a mi vecino,
no contribuí de manera visible para la historia.
Pero una cosa hice en el día que termina, Traté de ser persona
Traté con todas mis fuerzas de mi ser, adquirir un poco más de humanidad para poder volverme un poco más parecido a Aquel cuyas enseñanzas digo desde que supe que Él era mi camino, mi verdad y mi vida
Y traté de hacerlo porque creo que Dios un día se hizo como yo, fue humano como yo podré serlo y amó al mundo de la mera que yo también puedo amar.
Hoy no hice nada estruendoso, solamente traté de ser un milagro de Dios en la tierra
Es por eso que esta noche voy a dormir en paz. He vivido.
Buenas noches, mi pueblo.
Buenas noches, mi mundo
Buenas noches, mi Dios.
Meditar en silencio y luego redactar cada uno su propia oración compromiso.

Me olvidé de vivir

OBJETIVO: Distinguir formas de esclavitudes, personales y sociales, que nos impiden una realización más plena como personas.

De tanto correr por la vida sin freno
me olvidé que la vida se vive un momento,
De tanto querer ser en todo el primero
me olvidé de vivir los detalles pequeños.

De tanto jugar con los sentimientos,
viviendo de aplausos envueltos en sueños,
De tanto gritar mis canciones al viento,
ya no soy como ayer, ya no sé lo que siento.

De tanto cantarle al amor y a la vida
me quedé sin amor una noche de un día
De tanto jugar con quien yo más quería
perdí, sin querer, lo mejor que tenía

De tanto ocultar la verdad con mentiras
engañé sin saber que era yo quién perdía
De tanto esperar, yo que nunca ofrecía
hoy me toca llorar, yo que siempre reía

De tanto correr por ganar tiempo al tiempo
queriendo robar a mis noches de sueño
de tantos intentos por querer descubrir cada día algo nuevo
Me olvidé de vivir, me olvidé de vivir

Preguntas para la reflexión:
-¿En qué te hizo pensar la canción?
-¿En que situación se encuentra su protagonista?
-¿Qué esclavitudes vive el protagonista?
-¿El mensaje de la canción refleja un problema que ocurre en nuestra sociedad?
-Te sientes identificado con la situación que vive el protagonista? ¿Por qué?
-¿Qué consejos le darías frente a cada situación de esclavitud que presenta la canción?
-¿Se puede ser feliz viviendo como dice la canción?
-¿Qué entiende por vivir el protagonista de la canción?
-¿Qué entiendes tu por vivir?

He aprendido

He aprendido…que no puedo hacer que alguien me ame
Lo que sí puedo es dejarme amar. El resto depende de ellos.
Que sin importar cuando me preocupe por alguien
algunas personas simplemente no se preocupan igual por mí.
He aprendido…. que toma años construir la confianza,
y solo segundos para destruirla
He aprendido…que lo más valioso no es lo que tengo en mi vida,
sino a quien tengo en mi vida es lo que cuenta.
He aprendido…que no es bueno compararme a mí mismo con los demás,
pues siempre habrá alguien mejor o peor que yo.
He aprendido…. que más no es el que más tiene, sino el que menos necesita.
He aprendido…. que no importa lo que me pase, sino como soy capaz de manejarlo.
He aprendido….. que es mucho más fácil para mí reaccionar que pensar.
Y que si pensara antes de reaccionar muchos incidentes penosos se evitarían.
He aprendido…que siempre debo dejar a los que amo con palabras de amor,
Puede ser la última vez que los vea.
He aprendido….que soy responsable de lo que hago sin importar como me siento.
He aprendido….que debo controlar mi actitud o mi actitud me controla a mí.
He aprendido…sin importar que tan caliente y apasionada una relación sea al inicio,
La pasión se apagara a veces y será mejor que exista algo
mas que pueda llenar su lugar.
He aprendido…que bastan unos pocos segundos para producir heridas en
las personas que amamos, y que pueden tardas muchos años en ser sanadas.
He aprendido….que el perdonar se aprende practicando
He aprendido…que hay gente que me quiere mucho,
pero que simplemente n
o sabe como demostrarlo.
He aprendido…que el dinero lo compra todo…menos la felicidad.
He aprendido…que a veces la gente de la que menos esperaba,
fue la que me ayudo a levantarme cuando más lo necesitaba.
He aprendido…que aveces cuando estoy molesto tengo derecho de estarlo
pero eso no me da derecho de complicarles el día a los que me rodean.
He aprendido….que solo porque alguien no me quiere de la manera que yo
lo quiero, no significa que no me quiera con todo lo que tenga.
He aprendido…que nunca debo decirle a un niño que sus sueños son imposibles
odescabellado, sino que mientras más grandes sean sus sueños, mas estímulos
deberá conseguir para alcanzarlos.
He aprendido…que los grandes sueños no requieren de grandes alas,
sino de un tren de aterrizaje para lograrlos.
He aprendido…que mi familia no siempre estará ahí para mí, parece irónico,
pero gente que no lleva mi sangre puede amarme y preocuparse más por mí
yenseñarme a confiar en la gente otra vez, la familia no es biológica.
He aprendido….que amigos de verdad son escasos, quien ha encontrado
uno de ellos ha encontrado un verdadero tesoro.
He aprendido…que no siempre es suficiente ser perdonado por otros,
algunas veces debo perdonarme a mí mismo.
He aprendido….que los problemas grandes no hay que eludirlos,
mientras más rápido lo enfrente mas paz encontraré
He aprendido…que soy dueño de lo que callo y esclavo de lo que digo
He aprendido…que lo que siembro cosecho, si siembro chismes
cosechare intrigas, si siembro amor cosechare felicidad.
He aprendido…que la verdadera felicidad no es lograr mis metas
sino aprender a ser feliz con lo que tengo.
He aprendido…que la felicidad no es cuestión de suerte
sino producto de mis decisiones. Yo decido ser feliz con lo que tengo
yno debo morir de envidia y celos por lo que me falta y carezco.
He aprendido…que no solo porque dos personas no están de acuerdo
significa que no se quieran una a la otra.
Y que si lo están, tampoco significa que se quieran.
He aprendido….que a veces tengo que empujar al individuo detrás de
sus acciones.
He aprendido….que no debo estar muy ansioso por descubrir un secreto,
este puede cambiar mi vida para siempre.
He aprendido….que dos personas pueden mirar una misma cosa
yver algo totalmente diferente.
He aprendido…que hay muchas maneras de enamorarse
ypermanecer enamorado. Y dos para destruir todo lo alcanzado:
La infidelidad y el egoísmo.
He aprendido….que sin importar las consecuencias, aquellos que son honestos
consigo mismos llegan lejos en la vida.
He aprendido….que mi vida puede cambiar en solo unas horas por la
gente que ni siquiera me conoce.
He aprendido….que a pesar de lo que piense que no tengo nada mas
que dar, cuando un amigo llora conmigo encuentro la fortaleza para
vencer mi dolor.
He aprendido…que retener a la fuerza a las personas que amo, las aleja
mas rápidamente de mí y el dejarlas ir las deja para siempre a mi lado
He aprendido…que a pesar de que la palabra amor, pueda tener muchos significados distintos, esta pierde valor cuando es usada en exceso.
He aprendido…que amar y querer no son sinónimos
sino antónimos, el querer lo exige todo el amar lo entrega todo
He aprendido…que un paso lejos de Dios, es un paso para mi propia
destrucción y que un paso hacia Dios, es un paso hacia mi propia paz y felicidad.
He aprendido….que nunca haré nada tan malo para que me ame menos,
el simplemente me ama a pesar de mi conducta
He aprendido….que si me enaltezco seré humillado y que si me humillo
seré enaltecido.
He aprendido…que es imposible seguir a Jesús sin renunciar al mundo
ysus seducciones.
He aprendido…que la distancia mas lejos que puedo estar de Dios
es la distancia de una simple oración.

Descubrir la felicidad "El príncipe Feliz"

La estatua del príncipe feliz dominaba la ciudad. Toda ella estaba revestida de láminas de oro, por ojos tenía dos diamantes y un gran rubí resplandecía en la empuñadura de su espada.
Una noche llegó a la ciudad una golondrina.
Sus compañeras se habían marchado al sur seis semanas antes.
Ella se había retrasado y debía volar antes de que llegase el frío.
Vio la estatua encima de una columna y decidió pasar la noche allí.
Se posó a sus pies, protegió la cabeza debajo de las alas y se durmió hasta que sintió que le caía una gota de agua.
¿Estará lloviendo? - se preguntó la golondrina - y le cayó otra gota.
Segura de que llovía decidió buscar mejor sitio para dormir.
Pero antes de que pudiese abrir sus alas, la golondrina vio algo asombroso: a la estatua del príncipe feliz le brotaban lágrimas de los ojos.
Eran las gotas que la habían mojado.
¿Por qué lloras? - le preguntó la golondrina intrigada -
-lloro porque, cuando estaba vivo, tenía un corazón como el tuyo y me pasaba las horas jugando en los jardines de mi palacio.
Todo me alegraba y por eso me llamaban príncipe feliz.
Pero, desde que me han puesto en este lugar tan alto, puedo contemplar a todas las personas tristes del pueblo y, aunque ahora tengo un corazón de plomo, la tristeza de los demás me hacen llorar.
Mira, no lejos de aquí vive la señora más pobre de este pueblo. Su hijo está enfermo y tiene mucha sed. El niño le pide naranjas a su madre, pero ella no tiene con qué comprarlas y sólo puede darle agua del río. Toma uno de mis ojos de diamante y llévaselo.
Aunque la golondrina sabía que debía huir de aquel frío mortal, hizo lo que le pidió el príncipe feliz. Cogió en su pico uno de los ojos de diamante y lo llevó a la madre.
Cuando la golondrina regresó a la plaza donde estaba la estatua, dijo al príncipe.
¡Qué extraño! Con todo el frío que hace, siento un calorcillo que me crece en el pecho.
- te sientes así - comentó el príncipe - porque has obrado bien.
Toma ahora mi otro ojo y entrégaselo a aquella niña que busca pan para la familia y no lo encuentra.
- Pero no podrás ver - dijo la golondrina -
- No me importa. Lo que más deseo es que esa niña y su familia puedan tener la comida que necesitan.
Otra vez hizo la golondrina lo que el príncipe le pedía.
Cuando regresó, comenzó a nevar nuevamente.
-Vete a reunirte con tus compañeras - le aconsejó el príncipe -, que el frío se acerca.
- No - respondió la golondrina - ahora que no puedes ver, me quedaré contigo
y te acompañaré siempre. Aunque tenga mucho frío, te contaré lo que vea.
- Dime qué cosas tristes ves en el pueblo.
- Veo a muchos niños con hambre recorriendo las calles.
- Toma el oro que cubre mi cuerpo - pidió el príncipe y repártelo entre esos niños.Nevaba y nevaba y, aunque la golondrina sentía mucho frío, nada la detenía
y repartió las piezas de oro a los niños que gritaban: ¡al fin podremos comer!
Pero la golondrina sufría cada vez más por el frió hasta que finalmente enfermó. Para espantar el frío, no dejaba de mover las alas,
mientras contaba al príncipe todo lo que veían sus ojos.
No le quedaban muchas fuerzas y comprendió que no podría resistir ya mucho más.
-Adiós mi querido príncipe feliz - dijo la golondrina. Le dio un beso y cayó a sus pies. En el mismo instante, el corazón de plomo de la estatua se rompió en pedazos.
Y el día en que Dios dijo a uno de sus ángeles "tráeme las dos cosas más hermosas de ese pueblo", el ángel llevó ante él a la buena golondrina y el corazón de plomo de la estatua del príncipe feliz, que habían sido tirados por la gente importante de la ciudad.
Desde ese día la golondrina canta a Dios y el príncipe feliz les habla de los pobres que todavía quedan en el mundo.

Experiencia humana:

En el hombre es constante la búsqueda de la felicidad. A veces es feliz inconscientemente, pero no llega a ser persona (reluce mucho, tiene piedras preciosas, pero el corazón es pesado y frío). Sólo cuando se desprende de la apariencia, de lo que más quiere y menos le construye y sale de sí hacia los demás, entra en el camino de la felicidad.

La tarea no es fácil porque exige un cambio radical. Muchos santos lo son porque han sido capaces de realizar ese cambio: Francisco de Asís se desprende de sus ropas y sale desnudo a la ciudad. A partir de ahí se encuentra a sí mismo y ya no importan las apariencias. Ni "perder la vida", porque se da. En esa tarea tienen que ayudarnos los demás. La estatua seguiría fría, si la golondrina no le ayuda a desprenderse de lo que le acartona. Los demás nos enseñan a ver y nos animan a actuar. Al final, se paga con la muerte, pero la vida ha tenido sentido.

No se puede olvidar la dimensión social. Hoy la caridad se llama en muchos casos justicia. Y va teniendo una concreción cada vez más necesaria: Solidaridad, que exige también una acción personal. En la ciudad fría e indiferente, símbolo del mundo, quedan el corazón del príncipe y la golondrina: la compasión y la bondad servicial y desinteresada que se traduce en acciones concretas (¡Al fin podremos comer!), intentando cambiar la sociedad.

Para el diálogo:

Después de escuchar el relato, comentar las impresiones y sentimientos originados.

Decir por qué se llamaba así el príncipe feliz y cómo llegó hasta allí.

La golondrina se había retrasado y debía volar, antes de que llegase el frío.
¿Por qué creemos que se retrasó?

Después de echarle imaginación, concretar en qué nos parecemos a ella.

"todo me alegraba"
Hablar de lo que más alegra a cada uno.
Al final, ver si esto también alegra a los demás.

"Por eso me llamaban príncipe feliz"
¿Qué nombre te pondrías a ti? ¿ Y a cada miembro del grupo?. Comentar, después, por qué.

"La tristeza de los demás me hace llorar"
Ver cómo nos contagian las actitudes de los demás.
En concreto, ¿somos sensibles a las necesidades de los otros?

"Te sientes así porque has obrado bien"
Concretar lo que significa e implica "obrar bien" es algo más que obedecer.

"Me quedaré contigo y te acompañaré siempre".
No sólo se queda, sino que le acompaña. ¿Por qué? Ver lo que de generosidad implica el amor.
Resumir en qué pone la gente la felicidad y en qué se puede encontrar.


 

Biblioteca Virtual